1967 - Opinión

El Ministerio de Trabajo, Hacienda y Planificación Nacional, han elaborado un proyecto de ley que, desde su título, trata de confundir a los trabajadores manuales e intelectuales, al llamarlo de “incentivos salariales”, cuando de lo que trata es de eliminarlos, o por lo menos, restringirlos al máximo; pero además, hipócritamente, la ministra de Trabajo señala “ la importancia de  solucionar la terrible inequidad y desbalance salarial, la falta de transparencia, de la no evaluación de la eficiencia”, por lo que los incentivos son “perversos”.

¿La señora ministra toma medidas para que esto no suceda en su ministerio?  Ella afirma que “los salarios no van para abajo”; pero, agrega, podría suceder en el caso de algunas de las inequidades que existen; qué bueno que lo reconoce. ¿Por qué no empieza por la alta burocracia de su ministerio?

El proyecto  propone igualar las anualidades, a la baja, del 5.5% al 2.56%, y mete una cuña de división, entre trabajadores profesionales y no profesionales, para debilitarlos; en cuanto a las convenciones, en la práctica se anulan y, se obliga a una renegociación; los pluses, disponibilidad y dedicación exclusiva se consideran  nada más que expectativas de derechos; el proyecto pretende que, cuando se renegocie la convención colectiva, se ajuste a los términos de esta eventual ley, lo cual sería un camisa de fuerza para los trabajadores. La cesantía también se ajusta a la baja, a 8 años.

La ministra admite que es una reforma del Estado y se trata “de una cirugía mayor, a la autonomía”, y  señala “solo en materia salarial”, para consolarnos (atención trabajadores del ICE, de los bancos del Estado y del INS).

Los alegatos para fundamentar el proyecto, se refuerzan con el trabajo hecho por el Poder Judicial, específicamente la Sala 2, en cuanto a la anulación de las conquistas adquiridas, al amparo de las convenciones colectivas y, de nuevo, ladina e hipócritamente, la ministra se rasga las vestiduras, porque los trabajadores no protestaron;  es evidente que su credibilidad cae muy bajo; asimismo con cinismo, declara que este proyecto es de interés nacional, además que “hay coincidencia con algunos sindicatos, en estos temas”; el proyecto no pude ser de interés nacional, porque perjudica a los trabajadores, que son la mayoría del país; es para beneficiar a los patronos que mantienen la alianza del capital transnacional con la oligarquía; se necesitaría que los trabajadores entraran en un grado total de esquizofrenia para no verlo así; claro, que el proyecto lo intenta, confundiendo, desorientando, distrayendo, dando confites a grupos de trabajadores, como los de los bancos del Estado, los del ICE y el INS, para dividir, debilitar y frustrar; pero estos trabajadores, si no los han llevado a la esquizofrenia, entenderán que correrán la misma suerte, si no se defienden, unidos a otros sectores, porque de no hacerlo así, mañana vendrán por ellos.

Últimas Noticias

Facultad de Ciencias Sociales de la UCR inauguró su nueva sede
29/10/2014 | María José Núñez
article thumbnail

La Universidad de Costa Rica (UCR) inauguró este miércoles 29 de octubre las nuevas instalaciones de la Facultad de Ciencias Sociales, una de las mayores inversiones que ha realizado la institución [ ... ]


Banner
Banner